Ecuador: oposición conquista alcaldías

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    El candidato a la alcaldía de la capital ecuatoriana Mauricio Rodas obtuvo el 58,7% de los votos en la elección del domingo, contra 39% del aspirante a la reelección, el oficialista Augusto Barrera, según los resultados de encuestas a boca de urna realizadas por firmas privadas autorizadas por el organismo electoral y transmitidos por medios de comunicación.

    Hasta el momento, los resultados oficiales del conteo rápido a cargo del Consejo Nacional Electoral (CNE) no arrojan datos representativos debido a un retraso en la transmisión de la información.
    Paúl Salazar, vicepresidente del organismo, aseguró a la prensa que al no existir "un orden predeterminado de recepción de las actas, tenemos que esperar que se estabilicen las tendencias".
    Los resultados que ha entregado el CNE corresponden a jurisdicciones donde se aplicó el voto electrónico y donde el mecanismo permitió contabilizar el 100% de los sufragios.
    Estos determinaron que, en Cuenca, Marcelo Cabrera ganó la alcaldía con 44,59% de los sufragios, sobrepasando al actual alcalde y candidato por el gobierno Paúl Granda, que obtuvo 36,79%.
    En Santo Domingo de los Tsáchilas, donde también se utilizó el voto electrónico, el triunfo fue para Víctor Quirola, del partido Suma, con 44% de las preferencias, mientras que la actual alcaldesa de gobierno Verónica Zurita tuvo 37%.
    En Quito, la encuestadora Cedatos otorgó a Rodas un 58,7% de preferencia electoral, mientras que Barrera habría obtenido el 39,0%. La firma privada Market dio a Rodas el 58,07% de los votos y a Barrera el 39,61%.
    En Guayaquil, el actual alcalde de extracción opositora Jaime Nebot alcanzó 60,2% sobre 38,1% de la aspirante gobiernista Viviana Bonilla. En Cuenca, Cedatos otorgó a Cabrera un 50,6% y a Granda un 44,9%.
    En medio de la algarabía de sus simpatizantes, Rodas aseguró en su central política que "hoy iniciamos una nueva etapa para Quito, una etapa en la que la alcaldía va a escuchar a los ciudadanos".
    Ratificó su "disposición a trabajar de manera coordinada con el presidente de la República" y todos los funcionarios del Estado, "en servicio de los quiteños por su progreso, por su desarrollo".
    Acompañado de su esposa, agradeció a sus simpatizantes porque "Quito ha dicho claro y fuerte que sí podemos vivir mejor y vamos a impulsar una nueva visión" de administración. Rodas ofreció una transición ordenada en la que "vamos a corregir lo que se ha hecho mal".
    "Hoy el gran triunfador es la democracia", dijo.
    En rueda de prensa, el presidente Rafael Correa admitió que la pérdida de Quito y Cuenca "es un importante revés", en el primer caso porque políticamente la capital tiene "mucho que ver con la estabilidad" y con la gobernabilidad, y adjudicó el hecho, entre otras cosas, a la falta de alianzas con otros movimientos. Sin embargo, negó que los resultados electorales a nivel nacional representen una "derrota del oficialismo".
    "Es una victoria a lo largo y ancho del país y no podemos por la pérdida de una alcaldía tan querida como la de Quito o Cuenca despreciar el resto de la Patria", añadió.
    Aclaró que en 2009, el movimiento Alianza País (AP) ganó seis prefecturas provinciales, mientras que, según datos extraoficiales, hasta el momento se han obtenido nueve.
    Según la firma Cedatos, la prefectura de Pichincha se quedó en manos del oficialista Gustavo Baroja, con 58,7% de los votos frente a su inmediato seguidor, Rodrigo Gómez, que alcanzó 34,3%.
    Por su parte, Barrera dijo que este ha sido un día "triste", y admitió que "hemos tenido errores en la gestión y probablemente en la campaña. Quiero asumir absolutamente la responsabilidad", acotó.
    "Respetamos la votación de todos los quiteños, como no puede ser de otra manera, queremos pedirles a quiteños y quiteñas que bajemos las armas de la mentira y el odio", agregó.
    En Guayaquil, en medio de un ambiente triunfalista, Nebot aseguró a la ciudadanía que "este es su triunfo. Soy el instrumento que ustedes han vuelto a escoger para seguir haciendo realidad todos nuestros sueños. No solo porque hemos derrotado al verdadero candidato al presidente Rafael Correa, no solamente porque hemos derrotado a todo el aparato del Estado que sin rubor, sin pudor, sin vergüenza, usó toda su maquinaria". Nebot felicitó a Rodas por su triunfo en la capital.
    Los ecuatorianos concurrieron desde temprano a las urnas para elegir a 5.651 autoridades locales, entre ellas 221 alcaldes, 46 prefectos y viceprefectos provinciales, 1.305 concejales urbanos y rurales y 4.079 miembros de las juntas parroquiales.
    Rodas, un joven político ecuatoriano de 38 años, quien también participó en 2009 como candidato a la presidencia de la República, propuso la reducción de los impuestos municipales y de las multas vigentes en casos de contravención de tránsito, la conclusión del MetroQ -cuyo proceso de construcción ha cuestionado-, así como la implementación de un programa de seguridad ciudadana denominado "Angel Guardián".
    Para Medardo Oleas, analista político, el panorama en estas elecciones obedece a que si bien "la ciudadanía está de acuerdo con muchas de las acciones del proyecto de gobierno y da apoyo a Rafael Correa, también quiere que el país reciba una bocanada de aire fresco, con nuevos líderes en las ciudades".
    Añadió que en el caso de Quito, Correa hizo caso omiso del pedido de "gente que le decía: presidente a usted le apoyamos pero cambie el candidato a alcalde", pues en esta ciudad "no se ha dado solución a los grandes problemas", como por ejemplo el de movilidad, acotó.
    En cuanto a Guayaquil, afirmó que Nebot representa para la ciudadanía la diferencia con las administraciones anteriores en las que se llegó a situaciones extremas, como que la basura se acumulaba en las calles, por lo que hoy se pretende dar una continuidad a una política de regeneración. Sin embargo, este será el último período del socialcristiano por norma legal.

    Las autoridades electas deberán asumir sus cargos en mayo y estar en sus funciones por cuatro años.