Economía toca fondo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    WASHINGTON - La economía de Estados Unidos por fin muestra señales de haber tocado fondo, según diversas estadísticas que se difundieron este jueves.

    Los estadounidenses reanudan sus mudanzas tras un número sin precedentes de ellos que habían permanecido en el mismo lugar; más adultos jóvenes se van de las casas de sus padres para ir a la universidad o buscar oportunidades en el mercado laboral; se estabilizan las otrora agudas declinaciones en la natalidad y disminuye la pobreza.

    Las nuevas cifras del censo 2011 ofrecen un rayo de esperanza para una recuperación económica que técnicamente comenzó a mediados de 2009. El estudio anual, complementado con estadísticas oficiales compiladas hasta marzo de 2012, pero que no se han publicado, abarca un año en el cual el desempleo tuvo una baja ligera: de 9,6 a 8,9%.

    No todo marcha sobre ruedas. La tasa de desempleo permanece relativamente alta, en 8,1%. La cifra de personas que son dueños de viviendas disminuyó por quinto año consecutivo a 64,6%, la tasa más baja en más de una década, debido a las dificultades derivadas de normas de financiamiento más estrictas y porque muchos estadounidenses pasaron a rentar el inmueble donde viven.

    Más estadounidenses que nunca recurren a cupones de alimentos y la cifra de personas que viven en viviendas "apiñadas" se mantiene en 1%, el nivel más alto desde 2003.

    Para los analistas, sin embargo, las estadísticas más recientes del censo ofrecen en general más evidencia de que la economía estadounidense se ha estabilizado.

    Cinco años después del derrumbe del sector inmobiliario, tal estabilización marcaría el fin de la declinación económica más prolongada y perniciosa desde la Segunda Guerra Mundial.

    "Quizá podríamos estar viendo el inicio de la recuperación de las familias estadounidenses de la Gran Recesión", informó Andrew Cherlin, profesor de Sociología y Políticas Públicas en la Universidad Johns Hopkins. Cherlin subrayó en particular el aumento de las mudanzas y en la partida de los hombres adultos de las casas de sus padres como indicios de que más de esas personas prueban oportunidades laborales.

    "Podría deberse al número modesto de nuevos empleos o simplemente a la creencia de que lo peor ha pasado", agregó Cherlin.

    Richard Freeman, economista en la Universidad de Harvard, dijo que las cifras apuntan hacia una "recuperación frágil" y que la economía todavía está en peligro de recaer en recesión, dependiendo en parte de quién sea el presidente y de si el Congreso evita en enero un "acantilado fiscal" de profundos recortes al gasto y alzas de impuestos.

    "Dada la situación en la economía mundial, tenemos un desempeño (fiscal) mejor que el de muchos otros países", agregó. "Las políticas del gobierno continúan siendo críticas", apuntó.

    Las cifras del censo muestran también una desaceleración del crecimiento de la población nacida en el extranjero, al aumentar a 40,4 millones, o el 13% de la población de Estados Unidos. El aumento migratorio del año pasado, de 400.000 personas, fue el más bajo en una década, lo que refleja un aumento mínimo de población hispana después de que muchos mexicanos que ya estaban en Estados Unidos prefirieron regresar a su país. De estima que unos 11 millones de personas residen en Estados Unidos de forma irregular.

    La mayor parte de los nuevos inmigrantes son ahora trabajadores más cualificados de países asiáticos, como China e India, lo que contribuyó al aumento de población nacida en el extranjero, particularmente en California, Nueva York, Illinois y Nueva Jersey.