Los diez republicanos que debatirán este jueves

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    De los 17 precandidatos republicanos, solo diez participarán del debate en Cleveland, Ohio.

    El magnate Donald Trump obtuvo la mejor posición para el debate del jueves entre los aspirantes a la candidatura presidencial republicana, donde también estarán Jeb Bush, Scott Walker y otros siete miembros del partido que pasaron el primer corte de la campaña.

    Otros siete serán excluidos, incluida Carly Fiorina, exdirectora de Hewlett-Packard, y Rick Perry, el exgobernador de Texas que quedó relegado a un foro previo al debate y a un estatus de segundo nivel entre el concurrido grupo de aspirantes.

    [EN FOTOS: Los precandidatos republicanos a la presidencia]

    El canal Fox News anunció los 10 aspirantes republicanos a ocupar la Casa Blanca que sí participarán en el debate en el horario de mayor audiencia que se llevará a cabo en Ohio, un estado crucial en el que los electores no tienen una tendencia marcada por ninguno de los dos partidos.

    Además de Trump, los elegidos entre los primeros 10 -con base en encuestas a nivel nacional- incluyen a Bush, exgobernador de Florida; Walker, gobernador de Wisconsin; Ted Cruz, senador por Texas; Rand Paul, senador por Kentucky; Marco Rubio, senador por Florida; el neurocirujano retirado Ben Carson; Mike Huckabee, exgobernador de Arkansas; Chris Christie, gobernador de Nueva Jersey, y John Kasich, gobernador de Ohio.

    [Nota relacionada: Trump y Biden le ponen picante a la campaña]

    Entre quienes no estarán en el primer debate también se encuentran el gobernador de Louisiana, Bobby Jindal; el senador por Carolina del Sur, Lindsey Graham; el exsenador por Pennsylvania Rick Santorum; el exgobernador de Nueva York George Pataki, y el exgobernador de Virginia Jim Gilmore. Fiorina era la única mujer entre los aspirantes.

    Con esto finaliza un proceso interno lleno de emociones para los republicanos, que han trabajado intensamente con el fin de mejorar sus debates antes de la campaña electoral. Sin embargo, ante la abundancia de aspirantes, 17 en total, los organizadores consideraron necesario un ajuste para garantizar que el debate en Cleveland no se convirtiera en un circo transmitido a todo el país.

    [Te puede interesar: Trump sigue al frente entre republicanos]

    "Nunca imaginamos que tendríamos 17 candidatos importantes", dijo Steve Duprey, representante del Comité Nacional Republicano, que estuvo entre quienes prepararon el encuentro. "No hay solución perfecta".

    Funcionarios del partido trabajaron muy de cerca con directivos de televisión, aunque las cadenas tendrán la última palabra en torno a qué candidatos pueden participar en los debates que se transmitirán en horario estelar.

    Fox News transmitirá el del jueves, el primero de los seis debates organizados por el partido antes de que comiencen las votaciones primarias en febrero. El canal indicó que usó una selección de encuestas nacionales para decidir quiénes participarían en el debate del jueves.

    Funcionarios republicanos estaban especialmente preocupados por la suerte de Fiorina, con la esperanza de que fungiera como contrapeso de la campaña de la precandidata demócrata Hillary Rodham Clinton en busca del voto femenino. El reciente aumento de la popularidad de Trump le hizo mucho daño a Fiorina.

    El ascenso del empresario y estrella de reality shows ha sorprendido a muchos funcionarios del partido, quienes temen que su retórica contra los inmigrantes no autorizados y otros asuntos en los que causa división puedan dañar al organismo político. En una entrevista el jueves, Trump dijo que ha pasado la vida desafiando expectativas.

    "Creo que la gente está cansada. Están hartos de políticos incompetentes", dijo en el programa "Morning Joe" de MSNBC cuando le preguntaron que explicara cómo fue que ascendió en las encuestas.

    Antes del anuncio de quiénes son los participantes, Fox no indicó qué encuestas utilizó para definir a los 10 primeros. Muchos candidatos están cerca unos de otros con números de un dígito, aunque a la mayoría los separa una cifra menor que el margen de error del sondeo.