Nueva York envía ayuda a damnificados

Long Island trata de retornar a la normalidad luego de que las fuertes lluvias desataran el caos en este y otros sectores de Nueva York.

Crédito: Cristian 'Cris' DeMarco
Por Cristian 'Cris' DeMarco 22 de septiembre de 2014

NUEVA YORK – Retorna la paz y la normalidad para la mayoría de residentes de Long Island, luego de que las intensas lluvias ocasionaran severas inundaciones.


Varios sectores y autopistas en Long Island quedaron inundados a causa de los torrenciales aguaceros de este miércoles.


Trabajadores y equipos de emergencias trabajaron largas horas para extraer el agua de las carreteras y otros sectores.


Varios vehículos resultaron estancados a causa de las inundaciones, mientras que al menos una persona fue reportada muerta, según las autoridades.


Las acumulaciones de lluvia implantaron un nuevo récord de 13.88 pulgadas de agua en el sector de Islip, superando la marca del año 2011, cuando se acumularon unas 11.6 pulgadas de agua a causa de las secuelas del huracán Irene.


Los expertos indicaron que este ha sido el día más lluvioso en la historia de Islip.


Por su parte el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, envió este jueves unidades especiales para asistir a residentes y dueños de negocios con las reclamaciones por daños a los seguros.


Las autoridades de transporte indicaron que las autopistas han reabierto y operan de forma normal.