Buscan permiso para obligar recluso a comer

Recluso de Nueva Jersey lleva nueve meses en huelga de hambre.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Oficiales del estado buscan un permiso para obligar a un recluso de Nueva Jersey a comer, debido a que este ha estado en una huelga de hambre clamando por los abusos de los derechos civiles.

    Kunal Sharma abogado del recluso William Lecuyer, dice que su cliente no ha ingerido comida sólida en los últimos nueve meses.

    Los doctores de la prisión dicen que la dieta que Lecuyer ha llevado incluye agua, café, y algunas veces sopas o proteínas, y que esto pone en riesgo su salud.

    Lecuyer dice que la constitución le permite protestar políticamente.

    El juez de la corte superior Walter Koprowski, Jr. espera escuchar del caso este jueves en la tarde en Newark. Allí se tomará una decisión y se determinará si los doctores de la prisión podrían ir en contra de la voluntad de Lecuyer y forzarlo a comer para mantenerlo vivo.

    El Departamento de Correcciones del Estado y la Oficina General de Abogados, no quisieron comentar acerca del asunto y citaron los procedimientos legales pendiente.

    Abogados del Estado, emitieron un comunicado donde dicen que Lecuyer “está rebelde y que prefiere morirse de hambre antes una asignación de la celda, concederle la demanda podría establecer un peligroso precedente”, agregaron los abogados.

    Defensores de Lecuyer dicen que él ha pasado tres años aislado y que otros compañeros de celda han experimentado tratos similares.

    "Tres años en aislamiento me ha dañado más que cualquier ataque físico, grandes grupos de personas inducen al terror abarrotando las prisiones, eso es insoportable”, escribió Lacuyer.

    Lecuyer sometió una demanda federal de los derechos civiles el verano pasado. El recluso acusó a dos oficiales de violar la póliza de la prisión en 2013 al mantenerlo esperando por mucho tiempo por un examen de orina.

    Agregó que para el tiempo que los oficiales atendieron su clamor, ya él había sentido alivio. Lecuyer también acusó a las autoridades de las celdas, de confiar en estatutos oficiales para justificar sus cuatro meses de castigo.

    El Departamento de Corrección le concedió una audiencia si el prometía terminar con la huelga de hambre.