Avión perdido cambió de rumbo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    KUALA LUMPUR (Malasia) -- El avión Boeing 777 desaparecido hace cuatro días cambió de rumbo y llegó al estrecho de Malaca, a cientos de millas de la última posición registrada por las autoridades civiles, según datos de radar en manos de las fuerzas militares de Malasia, informó un alto funcionario militar.

    La revelación introdujo un misterio más en la investigación del vuelo desaparecido el sábado y planteó nuevas preguntas acerca de por qué el avión no estaba transmitiendo señales detectables por los radares civiles.

    Video: Avión perdido cambió de rumbo

    Video: Avión perdido cambió de rumbo
    (Publicado sábado 30 de agosto de 2014)

    El jefe de la fuerza aérea de Malasia, general Daud Rodzali, dijo al diario local Berita Harian que un radar de una base militar malaya detectó al avión a las 2:40 de la mañana cerca de Pulau Perak, en la parte norte del estrecho, un canal muy transitado que separa la costa occidental de Malasia de la isla indonesia de Sumatra.

    Por otra parte, un funcionario militar de alto rango que participa en la investigación confirmó el informe periodístico y dijo que se cree que el avión volaba a baja altura. El funcionario habló bajo condición de no ser identificado, debido a lo delicado de la información.

    El avión, que transportaba 239 personas, desapareció de las pantallas de radar menos de una hora después de haber iniciado su vuelo y sin haber emitido señales de socorro.

    Anteriormente, las autoridades habían dicho que los pilotos del avión -que despegó de Kuala Lumpur, en la costa occidental de Malasia a las 12:40 del sábado en ruta a Beijing- intentaron regresar a Kuala Lumpur, pero también expresaron su sorpresa que lo hayan hecho sin informar al control en tierra.

    La búsqueda del avión se centró inicialmente en las aguas entre la costa oriental de Malasia y Vietnam, la última posición rastreada por las autoridades aéreas, pero no se ha hallado ningún rastro del aparato en la zona, que ha sido revisada por las tripulaciones de más de 40 aviones y barcos de al menos 10 naciones.

    Mientras tanto, las autoridades informaron el martes que las dos personas que usaron pasaportes robados antes de abordar el avión eran iraníes que compraron boletos aéreos para viajar a Europa. La revelación alimentó las conjeturas de un posible vínculo terrorista, pero las autoridades insistieron en que no hay tales indicios ya que ninguno de los hombres tenía antecedentes penales.