¡Limpia las energías de tu casa!

Estos rituales prometen llenar tu casa de buenas vibraciones. ¿Te atreves a inentarlos?

¡Limpia las energías de tu casa!
Crédito: Shutterstock
Por Telemundo Local 23 de julio de 2014

Quizá hayas percibido que no te sientes a gusto en casa. Algo te incomoda, te pones a pensar y llegas a la conclusión de que hay malas vibras, ¡es hora de ponerte manos a la obra y limpiar tu hogar con estos rituales!


Ritual del humo. Limpia tu hogar o incluso tu negocio con uno de los rituales más antiguos, el del humo. Ese siempre se ha considerado purificador. Para el ritual necesitarás hierbas como la salvia, vainilla, eucalipto, pino y ramas de limonero.

Debes de tener mucho cuidado pues encenderás las hierbas, ayúdate con una cazuela o cuenco que resista el fuego. Una vez encendidas y empiecen a humear ofrécelas a los cuatro puntos cardinales.

Luego con tus manos atrae el humo a tu cuerpo, comienza con los ojos (cerrados), la cabeza, la garganta y hacia abajo, al resto del cuerpo. Repite en voz alta o mentalmente "que mi corazón sea puro y sólo esté abierto a lo bueno".

Para tu casa o negocio es similar, cierra todas las puertas y ventanas que den afuera, pero abre todas las puertas interiores, también la de los closets. Ofrece el humo a los cuatro puntos cardinales y di "que mi hogar/negocio sea purificado y que sólo está abierto a lo bueno".

No olvides ventilar después tu hogar y tener cuidado con las hierbas encendidas.

Ritual del humo y agua. Necesitas cuatro veladoras de coco, chiles secos rojos, una sábila, hierbas frescas de ruda, albahaca y salvia amarradas juntas, agua de coco.

Al medio día abre las ventanas de tu casa, coloca las veladoras en las cuatro esquinas de tu casa y enciéndelas. En un tazón pon las hierbas y el agua de coco, riega alrededor de la casa mientras dices "Esta casa es una fortaleza donde entre lo que yo deseo". Sigue hasta que se agote el agua y guarda las hierbas.

Luego coloca la sibila en la entrada de tu casa, los chiles ponlos a asar en un sartén hasta que empiecen a humear, retíralos del fuego y lleva la sartén por todas las habitaciones de la casa.

Finalmente deja que se ventile tu hogar y las veladoras se acaben; tira los restos a la basura. Tu casa quedará libre de las malas energías.