Los peor vestidos de la semana

La falta de glamour y la extravagancia a veces acompañan más a los famosos que el buen juicio.