Así se puede ser presa de la bacteria “come carne”