El sol, la luna y el Titanic

Una rara alineación del sol y la luna pudieron haber provocado el naufragio en 1912.