Spurs vs. Heat: hoy por el campeonato

Ambos equipos tienen la última oportunidad de conseguir el título de liga.

LeBron James #6 del Miami Heat juega contra Tim Duncan #21 de los San Antonio Spurs en el tercer juego de la final de la NBA.
LeBron James #6 del Miami Heat juega contra Tim Duncan #21 de los San Antonio Spurs en el tercer juego de la final de la NBA.
Crédito: Getty Images
Por EFE 28 de julio de 2014

Miami - La milagrosa victoria conseguida por los Heat de Miami en el sexto partido de las Finales de la NBA a costa de los Spurs de San Antonio, que sufrieron una de las derrotas más frustrantes de su historia, ya es pasado y ahora ambos equipos tienen la última oportunidad de conseguir el título de liga.


Nadie cuestiona que forzar una prórroga a 20 segundos del final, sin posesión de balón y cinco puntos por debajo en el marcador, sólo se da 27 veces de 1.850 oportunidades.


Pero los Heat lo consiguieron y ahora ninguna de sus estrellas, encabezadas por el alero LeBron James, quieren saber nada de eso, sólo estar centrados en el séptimo partido, que será el que decida al campeón de la NBA.


"Lo único que necesitamos es salir a jugar nuestro mejor baloncesto, tener el apoyo de los aficionados, que confíen en nosotros, y luego ver qué es lo que sucede", declaró James al concluir el último entrenamiento de cara al decisivo partido.


James, que fue la gran figura del sexto partido, al igual que sus compañeros rechazó el factor estadísticas y dijo que lo importante es que tienen la posibilidad de luchar hasta el final por el título de campeones, objetivo que se propusieron al inicio de la temporada.


"Después de todo lo que superamos en el sexto partido, pensar que fue lo que hicieron otros equipos en el séptimo es algo que no tiene sentido para nosotros como jugadores", señaló James. "Nuestra única preocupación es respetar más que nunca a los Spurs y completar la mejor actuación en lo que va de las Finales".


James, que tiene marca de 2-2 en los séptimos partidos que ha jugado como profesional en la fase final, reconoció que su motivación es máxima y el ambiente que se da es muy especial.


"Era lo que queríamos conseguir cuando perdimos el quinto partido en San Antonio, por lo tanto estamos ante el último y definitivo obstáculo que tenemos que superar", destacó James, que en los cuatro séptimos partidos que ha disputado consiguió promedios de 32 puntos y ocho rebotes.


El entrenador de los Heat, Erik Spoelstra, reiteró que si al comienzo de temporada le hubiesen dicho que iban a estar en el séptimo partido de las Finales de la NBA y jugando en el American Airlines Arena, de Miami, lo hubiese firmado de inmediato.


"No podemos pedir más, estamos ante nuestros aficionados, en nuestro ambiente y con un equipo que ha demostrado que nunca se rinde y que lucha hasta la última décima de segundo", señaló Spoelstra, que busca su segundo título de liga consecutivo al frente de los Heat. "Creo que sólo esa actitud será la que nos ayude a hacer el mejor baloncesto".


Spoelstra dijo que para nada tenía en cuenta las estadísticas que desde 1978 cinco veces se han tenido que jugar el séptimo partido para definir las Finales y todos han sido favorables a los equipos tenían la ventaja de campo.


El último en conseguir el triunfo y el título fueron Los Ángeles Lakers, en el 2010, ante los Celtics de Boston a los que ganaron por 83-79, a pesar que el escolta estrella Kobe Bryant no brilló, pero sí lo hizo el ala-pívot español Pau Gasol.


Tampoco dentro de los Spurs, que ya pasaron página a la frustración del momento de haber tenido más cerca que nunca el quinto título de liga, preocupan las estadísticas y por el contrario, su argumento positivo es que al igual que los Heat tienen la posibilidad de ser campeones si ganan el séptimo partido.


"Hablar del sexto partido no tiene ya ningún sentido, al contrario, quedó olvidado a las pocas horas de haber concluido y aprendimos de lo que sucedió", destacó Duncan, de 37 años, que busca el quinto título como profesional y hasta ahora no ha perdido ninguna de las Finales que ha disputado desde 1999.


Por su parte, el base francés Tony Parker dijo que físicamente se sentía mejor del tirón muscular que sufre en la pierna derecha y anímicamente estaba listo para el séptimo partido.


"Los primeros pensamientos tras la derrota del martes fueron duros, pero ahora todo es diferente", valoró Parker. "Sabemos que podemos ganar el partido como lo demostrados en los tres que conseguimos, incluido uno en Miami, por lo tanto vamos a salir más convencidos que nunca de lograrlo de nuevo".


Mientras que el veterano entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, fue categórico cuando dijo: "Estamos más listos que nunca para hacer el partido más completo de las Finales".