Niños mexicanos juegan descalzos

Los niños se caracterizan por jugar sin zapatos por eso fueron llamados los "Pequeños Gigantes Descalzos.

Niños mexicanos juegan descalzos
Crédito: EFE
Por EFE 28 de julio de 2014

LOS ÁNGELES- Un grupo de niños de la tribu Triquis de Oaxaca, México, jugaron y ganaron dos partidos de básquetbol, el primero contra unos reporteros de prensa y otro contra unos jóvenes soñadores, como parte de su primera visita a los Ángeles.
Los niños integrantes del equipo, cuyas edades oscilan entre 6 y 11 años y que se caracterizan por jugar sin zapatos por eso fueron llamados los "Pequeños Gigantes Descalzos", vienen a Los Ángeles promoviendo su cultura y buscando ayuda para sus muchas necesidades.
"Estos niños representan un rayo de esperanza para aquellos que quieran progresar a pesar de sus retos", destacó hoy a Efe, Jorge-Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA) de Los Ángeles, entidad que apoyó el viaje de los pequeños.
Para el entrenador Ernesto Marino, uno de los directores técnicos del equipo originario de la "comunidad de Santa Cruz, uno de los 25 municipios que conforman la región Triqui", el viaje tiene una importancia generacional.
"Para ellos es una experiencia muy importante venir y conocer Los Ángeles donde han escuchado que muchos de sus familiares y hasta padres o abuelos han venido", comentó a Efe.
Durante el evento se destacó que quienes quieran apoyar económicamente a los pequeños, pueden enviar sus donaciones a la Federación de Organizaciones y comunidades Oaxaqueñas Indígenas de California (FOCOICA).
Para el jugador Abimael García Pérez, uno de los integrantes del equipo, el viaje es una gran oportunidad para compartir y también para medir fuerzas.
"Estamos muy contentos porque ganamos. Nos sentimos muy felices de poder convivir con nuestra gente que fue la que nos apoyó y nos permitió compartir con ellos y además comparar el nivel de juego contra otros equipos", dijo el niño a Efe.
Sin embargo, Cabrera señaló que por las limitaciones económicas la situación de estos niños, que ganaron campeonatos contra equipos nacionales de otros países, es verdaderamente muy difícil.
"Es irónico que estos niños tengan que salir de su país para ser considerados héroes, al igual que es triste que a los inmigrantes en Estados Unidos, que también venimos a luchar fuerte para lograr objetivos positivos, no se nos reconozca en el "País de los Sueños", concluyó el dirigente de CHIRLA.