El jugador que necesita un psicólogo

Su rebelde e incorregible actitud ha obligado a su club a buscarle una persona que le ayude a controlar su carácter.

Mario Balotelli
Mario Balotelli
Crédito: Getty Images
Por EFE 6 de agosto de 2014

ROMA- En el Milan no saben qué hacer con Mario Balotelli, llegó al equipo rossonero para ser la estrella y ayudar a ganar títulos y hasta ahora ha coleccionado actuaciones grises y la última ha sido su sanción con tres partidos por amenazar al árbitro.
Por ello en Italia aseguran que el club está pensando en contratar a un psicólogo o un tutor, una persona que se encargue personalmente de él, de su incorregible carácter, y le ayude a controlarse.




Según "La Stampa", el vicepresidente del Milan, Adriano Galliani ha pedido al representante de jugadores Mino Raiola, con quien "Balo" tiene una buena relación, que le ayuda a buscar una solución.
En las categorías inferiores del Milan, los jugadores tienen una especie de tutor que se ocupa del comportamiento de los pequeños campeones, por lo que esto podría ser una solución para frenar el ímpetu de Balotelli.
Balotelli, nacido en Palermo en 1990, de origen ghanés y adoptado por una familia italiana, no es la primera vez que la lía en Italia.
El delantero fue sancionado ayer por haber lanzado expresiones "injuriosas e intimidatorias" al árbitro al acabar el Milan-Nápoles del domingo tras haber sido expulsado por doble amonestación.
Balotelli estaba muy nervioso, había fallado poco antes un penalti, el primero de su carrera, tras una serie de 26 faltas máximas marcadas de manera consecutiva y perdió la cabeza tras la derrota de su equipo.
"Te la haré pagar", fue una de las lindezas que Balotelli le dirigió al árbitro del encuentro, Luca Banti.
Ahora el equipo jurídico del club "rossonero" trabaja para rebajar la sanción a dos partidos, de manera tal que Balotelli pueda disputar el clásico contra el Juventus,
La pasada temporada había ya ocurrido lo mismo cuando "Balo" fue sancionado con otros tres partidos por proferir un insulto al cuarto árbitro y esta vez el abogado "rossonero" Leandro Cantamessa consiguió rebajar la sanción a dos jornadas.
La paciencia del club empieza a resquebrajarse ya que Balotelli no da señales de querer cambiar después de haber acumulado en su corta carrera (tiene 23 años) 24 partidos de sanción, 60 tarjetas amarillas y 6 rojas, en los clubes que ha militado (Inter, Manchester City y Milan)
Su comportamiento le apartó de la selección italiana ya que Cesare Prandelli ha asegurado siempre que lo importante para él es el comportamiento de sus jugadores.
Ahora Prandelli podría también castigarle si continúa armándola ya que teme cómo se puede comportar el jugador en Mundial de Brasil del próximo año.
El exgran capitán del Milan, Gianni Rivera, aconsejó a Balotelli "que aprenda a morder la lengua" y a "frenar ciertos comportamientos".
Mientras que en un artículo publicado hoy en la "Gazzetta dello Sport" se habla de un chico que cada vez que baja al campo recibe "golpes de todo tipo" y a quien se le dirigen "atroces insultos racistas", pero que ya no tiene alguna justificación.
"Es prisionero de una jaula psicológica de la que se evade con salidas de tono inaceptables. Él responde con la frase: 'tengo que madurar' pero aún no se ve el final de esta maduración", escribe el periodista Franco Arturi.
Balotelli pide siempre perdón y asegura que cambiará, pero no deja de ser un protagonista negativo en la prensa: Desde sus paseos en compañía de algunos camorristas por el barrio de Scampia (en Nápoles), a su polémica vida privada, o los continuos comentarios en la red social twitter, que ya le han dado más de un problema.